lunes, 27 de agosto de 2007

Reportaje: La amargura de los pisqueños [EL PAÍS de España 27-agosto-2007]

Peruanos residentes en Euskadi narran las penurias de sus familiares tras el terremoto

Por Carlos Garrido


El pasado 15 de agosto la vida de 130.000 pisqueños rondó la muerte durante 210 segundos interminables. Un terremoto que creció en ferocidad de forma progresiva hizo temblar la tierra hasta los 7,9 puntos en la escala de Richter. Las construcciones de esta ciudad peruana de la costa del Pacífico están hechas en su mayoría a base de materiales y estructuras poco nobles, sobre todo de adobe. Muchas de las personas que tenían un techo sobre sus cabezas aquella tarde no pudieron escapar: perecieron aplastadas. Hasta ahora se han contabilizado 540 muertes. Hoy, pocos pueden resguardarse, la localidad ha quedado practicamente arrasada.

El País Vasco está al otro lado del mundo, a miles de kilometros. Aquella madrugada lo que temblaron fueron los teléfonos móviles. Richard Valladares era agente de policía en Pisco. Hace ya muchos años dejó atrás su país para buscar mejor vida en España, concretamente en Vizcaya. A sus 36 años, Valladares reside en Lekeitio y trabaja como vigilante de seguridad. "Me despertó un compatriota a media noche para avisarme de que el terromoto había afectado a mi ciudad y que su intensidad había sido muy alta. Enseguida traté de comunicarme con mi familia pero fue imposible porque ya no había ni línea telefónica ni luz". Richard explica que su padre nunca ha querido venir a vivir con él en España. "El otro día me suplicó que lo trajera. Es un anciano, allí es invierno y lleva dos semanas viviendo a la intemperie".

La mañana del pasado jueves Richard se encontró con los hermanos Félix y Gloria Luján, también pisqueños. Su mayor obsesión es conseguir que el Gobierno español acelere los trámites de reagrupación familiar. Para ello es necesario tener el permiso de residencia y llevar más de un año en España.

Están lejos de casa y todos tienen familiares afectados por el siniestro. Félix trabaja como pescador en Bermeo. El temporal que asoló las costas vascas la pasada semana dejó a la flota amarrada en puerto, por lo que aprovecha el tiempo que está en tierra para acelarar los trámites de reagrupación familiar. Son conscientes del esfuerzo que los gobiernos español y vasco, así como multitud de empresas e instituciones, están haciendo para mandar dinero, víveres, medicamentes o equipos de rescate a la zona afectada. Pero lamentan la ineficacia del reparto. "La ayuda no está llegando a la gente que realmente lo necesita. Nuesto gobierno y la mayoría de sus instituciones son corruptas. Queremos que las personas que están haciendo el esfuerzo de ayudar sepan que hay gente haciendo negocio con su generosidad", explican.

En Euskadi residen 1.854 peruanos; de ellos unos 200 son pisqueños. El susto recorre todavía el gesto de sus caras; además llevan dos semanas viendo por la televisión el estado ruinoso en el que ha quedado su localidad y cómo su gente sobrevive día y noche a cielo abierto.

César Delgado tiene 37 años y el mismo problema que sus paisanos. "Todo el dinero que tengo lo estoy mandando a mi familia. No puedo viajar porque el pasaje es muy caro. Si pago el billete con qué comerán mi mujer y mis dos hijos". Delgado lleva siete años en España trabajando en el mar. "Todos los meses envio la mayor parte de mi sueldo para la subsistencia de mi familia y para la construcción de mi casa. Ahora no tengo nada, he perdido todo el dinero invertido y mi mujer y mis dos hijos están durmiendo en la calle. Para mí es muy urgente sacar a mi esposa y a mis niños de allí ya". César corta la comunicación telefónica con este periódico de forma precipitada porque en breve tiene que embarcar.

Los hermanos Luján afirman que las epidemias empiezan por Pisco. El presidente de Perú, Alan García, dijo 48 horas despues del terremoto que la situación humanitaria estaba bajo control. Félix asegura que tras dos semanas sin apenas gota de agua potable las enfermedades comienzan a expandirse entre los supervivientes.

Caty Gómez dejó hace cuatro meses a sus dos hijos con su tía. Vino a Bilbao para buscar una nueva vida para sus pequeños de 10 y 12 años. Los dos han salvado la vida pero no su tía que falleció aplastada por los escombros. Caty, de 27 años, sabe que no cumple las condiciones para solicitar la reagrupación familiar. Está tan lejos de la casa que ha perdido que sólo le queda el desamparo de sus hijos.


Cerrado por vacaciones


El director de Inmigración del Gobierno vasco, José Roberto Marro, es peruano y también pasó momentos de "zozobra" hasta que pudo hablar con sus personas queridas. Marro conoció a finales de la pasada semana que Richard Valladares, Félix y Gloria Luján pretendían contactar con la subdelegación del Gobierno en Bilbao para solicitar la aceleración de los trámites de reagrupación familiar de los ciudadanos pisqueños que residen en Euskadi y que tienen a sus seres queridos en la calle. Sabe también que hay casos en los que el esfuerzo administrativo tendrá que ser mucho mayor.

El responsable de Inmigración afirmó que mediará por sus compatriotas en la medida de sus posibilidades para facilitar sus peticiones. Algo bien distinto a lo que vivieron el pasado jueves en la entrada de la subdelegación del Gobierno. Richard Valladares asegura que les prometieron que se les recibiría. No pasaron ni del escáner de la puerta. Toparon con dos agentes de seguridad, uno amable y otra bastante desagradable. Pero el mensaje que recibieron de ambos fue el mismo: "Mira la cola que hay y además cerramos a la una".

sábado, 25 de agosto de 2007

Pisco 7.9: un licor de mal gusto [EL PAIS de España, 25-agosto-2007]

Ministro de la Producción del Perú, Rafael Rey, exhibiendo orgulloso su última ocurrencia [Foto: EFE]Polémica por el nombre del aguardiente que Perú regalará a los países e instituciones que ayudaron a los afectados por el terremoto.

Pocas veces una botella de pisco -bebida alcohólica, aguardiente, que se bebe sola o como ingrediente para hacer el delicioso pisco sauer, y cuya denominación de origen se lo disputan Perú y Chile-, ha causado tanta polémica entre los peruanos. La causa es el dichoso nombrecito: 7.9, que es exactamente la magnitud en la escala Richter del seísmo que asoló el país el pasado 15 de agosto. "Parece una broma de mal gusto", "con un toque de humor negro", considera el diario peruano La República. La presentación del licor esta semana corrió a cargo del ministro de la Producción, Rafael Rey, junto a la Asociación de Productores de Pisco, los mismos que sufrieron serios daños en sus instalaciones.

¿Y para qué esta botella conmemorativa? Como regalo del gobierno a representantes de países e instituciones que han ayudado a los afectados con el terremoto. Tendrá una edición limitada de 500 o 1.000 botellas numeradas, que en ningún caso, según el Ministerio de la Producción, serán comercializadas.

El ministro Rafael Rey declaró: "Atrás hay una etiqueta chiquita que dice 'Pisco solo hay uno', que es la frase que ha acuñado el presidente [Alán García], así que también tiene un interés comercial de parte del Perú". En la etiqueta se puede leer: "La milenaria ciudad de Pisco en muestra de eterna gratitud por su solidaridad y ayuda tras el terremoto del 15 de agosto de 2007. Con afecto. El pueblo de Pisco, el pueblo de Perú".

La idea partió de la Asociación de Productores de Pisco. Y algunas voces lo defienden. Carlos Mejía, presidente del Consejo Regulador de la denominación de origen Pisco, dijo que el lanzamiento de la botella tiene un buen fin y una buena intención "pues es de agradecimiento". Miguel Poblete, presidente del Comité de Pisco de ADEX, señaló que el lanzamiento de la botella como agradecimiento es positivo, pero precisó que no se puede comercializar con el dolor de los peruanos. "¿Te imaginas que en Estados Unidos saquen un whisky de nombre 11-S?", se preguntó.

viernes, 24 de agosto de 2007

Perú hace juicio histórico a Fujimori y defensa dice que delitos están prescritos [EL MERCURIO - Chile, 24-agosto-2007]

Ayer se realizaron los alegatos por su extradición ante la Segunda Sala Penal de la Corte Suprema:

PERÚ HACE JUICIO HISTÓRICO A FUJIMORI Y DEFENSA DICE QUE DELITOS ESTÁN PRESCRITOS

Alfredo Etcheberry, representante de Lima, dijo que para extraditar al ex Presidente hay pruebas en su contra, y que sólo se necesitan presunciones. Garantizó un debido proceso.
Gabriel Zaliasnik, abogado del ex presidente, aseguró que la presentación peruana no satisface el estándar probatorio chileno y apeló a la prescripción de los delitos.

Por CINTHYA CARVAJAL y DAVID MUÑOZ

"¿Qué credibilidad debe dárseles a las respuestas que ha dado Fujimori al señor ministro instructor (Orlando Álvarez) en los casos por los que ha sido interrogado? 'De esto yo no sabía nada, yo me preocupaba de otras cosas (...) No sé, no me acuerdo, es una constante en todas sus respuestas".

Con esta pregunta, el abogado del Estado peruano, Alfredo Etcheberry, comenzó su alegato en el que solicitó a la 2ª Sala Penal de la Corte Suprema -la última instancia- que se otorgue la extradición del ex Presidente de Perú Alberto Fujimori, y que se revoque el dictamen del ministro Orlando Álvarez que rechazó la petición.

Durante un poco más de dos horas revisó parte de la historia peruana desde que llegó al poder Fujimori, con el fin de convencer al tribunal de que "acaparó para sí la totalidad del poder político, económico y castrense, y que atropelló los derechos humanos en su propio beneficio, y de su familia".

Según explicó el abogado, para su propósito contó con la asesoría "de su mano derecha", Vladimiro Montesinos".

La alusión histórica también la usó para criticar el dictamen del ministro Álvarez, porque a su juicio en su fallo "no hace un análisis de conjunto" y le faltó una máxima de toda investigación: preguntarse "a quién beneficia la comisión de estos delitos", aludiendo al pago a congresistas para cambiarse al partido oficialista.

Luego se centró en las causas de violaciones a los derechos humanos, las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta, en donde hizo hincapié en que "hubo una persecución sistemática", y que no se trata de casos aislados. Mencionó otros que están siendo investigados en Perú, anunciando que se podría solicitar más adelante la extradición por estos hechos.

Insistió en que Fujimori otorgó ascensos a militares del Grupo Colina, involucrados en estas matanzas. "No hay duda de que no puede alegar desconocimiento de la existencia del grupo, ni de sus acciones", dijo.

El abogado también se preguntó con qué recursos ha financiado Fujimori "su vida de ocio y lujos, el otrora modesto profesor universitario, ¿será con la renta como director jubilado de la universidad?

En lo jurídico, sostuvo que está interrumpida la prescripción, que no hay sólo testigos de oídas, como dijo Álvarez. Destacó a los supremos que para extraditarlo son necesarias sólo presunciones fundadas, y que "hay pruebas en su contra". Por último, garantizó un debido proceso a Fujimori en Perú.

"No estoy en condiciones de hacerlo, no le compete a esta excelentísima Corte tampoco. Aquí las pruebas tienen que ser súper vehementes en una causa que tiene un innegable sustrato político", dijo ayer el abogado de Alberto Fujimori, Gabriel Zaliasnik, en la parte final de sus alegatos.

Una alegación "muy técnica", tal como lo reconoció su contendor Alfredo Etcheberry, con argumentos centrales que buscan desmoronar las doce solicitudes de extradición.

El primero de ellos tiene que ver con la calidad de procesado que tiene el ex presidente. Según el planteamiento de Zaliasnik, Fujimori no ha sido procesado en ningún caso presentado por Perú y los cargos se sustentan solo en la acusación fiscal, lo que no es equivalente al estándar que tiene el procesamiento de la legislación chilena.

Asimismo, respecto de las pruebas explicó que éstas "deben gritar" y que no bastan "meras sospechas" para fundamentar los ilícitos imputados.

Sin duda, el argumento clave para la defensa de Fujimori es el de la prescripción de los delitos que se le imputan al ex gobernante. Según su parecer se han readecuado figuras penales para salvar la prescripción que afecta a la mayoría de los cargos presentados por el país andino. Impugnó el planteamiento de la contraparte respecto de la interrupción de la prescripción, que Etcheberry la sitúa en el día en que Fujimori se fugó de Perú y renunció desde Japón: el 20 de noviembre de 2000.

No obstante, para Zaliasnik la prescripción solo se interrumpe cuando se comete un nuevo delito y se somete a proceso al imputado.

Según su reflexión Fujimori no se fugó, sino que viajó con autorización del Congreso a la cumbre de la APEC en Brunei. Además, las denuncias en su contra se formalizaron muchos años después en la justicia peruana, por lo que este criterio se aplicaría mucho más tarde.

En esta misma línea el profesional aseveró que el Estado requirente realizó una "acrobacia procesal" ya que forzó el tipo penal de los delitos para cumplir con la mínima penalidad exigida, es decir, con sanción superior a un año de cárcel.

Zaliasnik impugnó además que se "caricaturizara" a Fujimori como un dictador militar, precisamente respecto a los casos de DD.HH. como Barrios Altos y La Cantuta. "Son hechos graves, pero distintas son las responsabilidades penales personales, que en este caso no le corresponden al ex presidente", dijo.

Arresto domiciliario de ex Presidente acelerará fallo

Luego de tres días en que los cinco ministros de la Segunda Sala Penal de la Corte Suprema escucharon la relación de causa, y los extensos alegatos de los abogados Alfredo Etcheberry y Gabriel Zaliasnik, se espera que en un plazo que va de las dos semanas a un mes resuelvan el destino final del requerimiento del Estado peruano, según trascendió ayer.

La causa quedó en estudio, tal como confirmó ayer el presidente de la sala, Alberto Chaigneau, y recién el lunes comenzarán a deliberar, según señaló. La decisión sería rápida, pues existe "reo preso"; es decir, se tomará en cuenta que el ex Presidente Fujimori se mantiene en un régimen de arresto domiciliario para darle prioridad a la resolución definitiva.

Sin embargo, de todas formas demandará tiempo que los ministros Chaigneau, Nibaldo Segura, Rubén Ballesteros, Jorge Rodríguez y Hugo Dolmestch tomen una decisión.

"Se puede resolver por lo simple: vistos se confirma. Pero ésta es una causa compleja", dijo ayer el presidente de la sala.

Por eso, ayer se hablaba de un mes, e incluso dos semanas, según señaló el integrante de sala Hugo Dolmestch.

Mención aparte merecen las anécdotas que se suscitaron durante la vista de esta trascental causa.

El abogado Alfredo Etcheberry llevaba más de una hora de alegatos, y les planteó a los jueces hacer el receso que habían estipulado. El presidente de la sala le respondió que podía continuar hasta el final de su ponencia. "No quiero cansar al tribunal", dijo el profesional.

A lo que el supremo respondió: "No se preocupe, ni siquiera nos hemos dormido", lo que provocó las risas del público presente en la sala, ya que era una clara alusión a las críticas esbozadas días antes por una observadora de Amnistía Internacional.

jueves, 23 de agosto de 2007

La inseguridad campa en las zonas rurales afectadas por el seísmo en Perú [EL PAIS de España 23-08-2007]

Esto no forma parte de una conspiración internacional, ni de un intento desestabilizador del comunismo internacional, es que así nos está viendo el mundo en la actualidad a raíz del manejo de la situación del terremoto en nuestro país.


-------------------


La inseguridad campa en las zonas rurales afectadas por el seísmo en Perú

Los pueblos más alejados se organizan como pueden y se enfrentan a bandas de ladrones


Por JORGE MARIRRODRIGA - Imperial - 23/08/2007

Las zonas más alejadas del epicentro -no sólo sísmico, sino también mediático- son las que están sufriendo con más fuerza el caos generado por el derrumbe de las infraestructuras originado por el terremoto que sacudió Perú la semana pasada. Mientras en las áreas de montaña las comunicaciones por carretera apenas han sido restablecidas el pasado martes, en un radio de 200 kilómetros alrededor de Pisco la ayuda está llegando de manera tan irregular que sus habitantes se organizan como pueden y hacen frente a las bandas que al anochecer salen a robar a las víctimas.

Protegida por una sombrilla, bajo un sol abrasador y ajena a la nube de humo que la envuelve, María Cuzaro de Nolasco observa cómo toda su familia se afana por desescombrar lo que fuera la casa donde ha pasado toda su vida. Sus 80 años y un dolor crónico en una pierna le impiden participar. "Pero tan mal no debo estar, porque la noche del temblor salí corriendo", apunta sonriendo por primera vez en mucho tiempo. Cuzaro es la matriarca de los Nolasco, una familia de Imperial, una localidad situada a 150 kilómetros de Pisco, el epicentro del terremoto de la semana pasada.

Los Nolasco trabajan deprisa porque quedan pocas horas para que comience a oscurecer y entonces bandas de encapuchados recorren algunas zonas de la población robando a los supervivientes lo poco que les queda.

"Sí, ahora se ven algunos soldados, pero por la noche desaparecen", se queja amargamente Sara Nolasco, de 22 años, cuyo pelo, que se adivina de un negro azabache, aparece totalmente blanco por el polvo que levantan. Nadie les ayuda y los pocos albañiles disponibles en la población exigen por adelantado hasta 8.000 soles (unos 2.000 euros) en un país donde el sueldo mínimo apenas alcanza los 500 soles (125 euros).

"Nos están robando todo", se queja Sara ante la mirada de Dely, su hermana de 17 años, a quien le parece estar viviendo una pesadilla. Tienen que dormir entre los escombros y aguantar el miedo a que una réplica derribe los tabiques que han quedado en pie.

Los pocos militares enviados a la zona hacen turnos extenuantes y se derrumban sobre unos colchones instalados en lo que en teoría es un cuartel de bomberos. Tienen que patrullar por una docena de poblaciones y no dan abasto.

Siete días después del terremoto, se siguen escuchando disparos al atardecer y los vecinos se organizan en rondas, como en el vecino Hualcará, donde han montando una especie de fortín con esteras de esparto que también les sirven para construir unas viviendas provisionales en lo que fuera la plaza de Armas, el equivalente a la plaza Mayor española. "Las esteras no sirven porque se pasa mucho frío y filtran el agua, queremos carpas", se lamentan dos mujeres, mientras tratan de arrastrar un inmenso balde cargado de agua. La primera que reciben.

Condiciones sanitarias

A una veintena de kilómetros de allí, la situación es peor. En San Benito, las fachadas de las casitas bajas aguantaron, pero todos los techos están derruidos. Un equipo médico peruano, formado por un anestesista, un pediatra y una enfermera han llegado hasta la zona y se muestran preocupados por las condiciones sanitarias. "La gente está bebiendo agua de un canal que a la vez usan de letrina. Es cuestión de horas el que comiencen a aparecer infecciones", advierte Silvio Vega, el anestesista.

A su lado, Joaquín Quispe, un campesino de 65 años, pide "una máquina para cavar letrinas". Para Quispe lo más desesperante son las horas de oscuridad, "en las que no podemos hacer absolutamente nada".

Las réplicas son constantes en toda la zona y agravan el peligro de derrumbe de los muros resquebrajados que han quedado en pie. Los servicios básicos siguen sin estar restablecidos en extensas áreas del territorio, mientras las cuadrillas de construcción tratan de rellenar con tierra las grietas producidas en el asfalto y aplanan con excavadoras caminos de arena, alternativos a las rutas dañadas.

"Pero no todo es lo material. La gente tiene mucho miedo y está muy dañada en el plano psicológico", explica un miembro de Médicos Sin Fronteras, organización que ayer desplazó un equipo hasta Huancavelica. Allí se han registrado tres muertos, pero 1.500 familias se encuentran afectadas y no pudieron recibir ningún tipo de ayuda hasta el martes.

miércoles, 22 de agosto de 2007

Al Día con Hildebrandt 22-Agosto-2007

Parte 1


Periodista española hace un balance del terremoto del Perú, lo peor: la soberbia de Alan García, que despreció cooperación española, los ministros que se pasean por la zona de desastre sin hacer nada y las comilonas del Presidente y su Gabinete. / ONU dice que la calamitosa infraestructura impide brindar ayuda. / Telesur: "La ayuda internacional es devorada por los buitres de la burocracia internacional." / Cruz Roja usará 5 millones de dólares para comprar alimentos para 40,000 damnificados. / ONU enviará cuadrillas de funcionarios para distribuir mejor la ayuda. / El País (España) : Desaparecen puntos de reparto de ayuda y no habrá asistencia domiciliaria. / Hangares del aeropuerto de Pisco almacena toneladas de alimentos que no se distribuyen entre damnificados. / OPS: Acceso a servicios de Salud, distribución de alimentos y agua, además de un control epidemiológico es lo que se necesita. / ONU manifiesta preocupación por obstáculos y restricciones en la distribución de la ayuda. / Ministro de Defensa Alan Wagner critica papel de Telefónica por la incomunicación durante el sismo. / Congresista García Belaunde plantea creación de Junta de reconstrucción del sur. / Ministerio Público denuncia a funcionaria de Indeci que se apropió de víveres y frasadas para damnificados.

Parte 2


Entrevista a Víctor Girado Alatriste, Presidente de la Asociación de Pilotos del Perú, sobre una ley que nuevamente beneficiaría a LAN Chile, porque incrementaría las horas de vuelo a los pilotos peruanos y así le ahorraría costos ahora a sus vuelos trasatlánticos. Además, funcionarios de fiscalización del Ministerio de Transportes terminan trabajando en LAN Chile y permiten a pilotos militares chilenos volar en nuestro país, entre otras irregularidades.

Parte 3


Hijo de la congresista Nancy Obregón se hace pasar por menor de edad para evitar que lo castigue el Poder Judicial por la violación de una niña.

Parte 4


Internacional: Wall Street Journal revela plan de EEUU para instalar bases militares permanentes en Iraq. / Directora de la Biblioteca Nacional de España dijo que la única globación que debería aplicarse es la globalización humanista. / IBM despedirá a 13,000 trabajadores.


"Al Día con Hildebrandt" es un programa dirigido y conducido por el periodista César Hildebrandt y producido por Rebeca Diz, es transmitido de lunes a viernes a las 10 AM por Radio San Borja 91.1 FM (Lima, Perú).

martes, 21 de agosto de 2007

Un grupo de bomberos españoles deja Perú tras ser tiroteado [Diario ABC de España, 20-08-2007]

Esto no es un cuento chino, esto no es una fantasía alunada. Esto en realidad pasó y ha sido callado por la prensa peruana, que gusta en la actualidad de darle uso intensivo a las rodilleras progubernamentales y de seguir usando la simplona mirada superficial que reseña la anécdota cebollera, pero que no analiza la gravedad de algo que nos deja ante el mundo como un reino de ciegos y una tierra de promisión para los imbéciles de siempre.


Un grupo de bomberos españoles abandona Pisco tras ser tiroteado
CARMEN DE CARLOS, ENVIADA ESPECIAL. PISCO.

En medio de las réplicas del terremoto del miércoles y con el desorden de la distribución de la abundante ayuda humanitaria, el presidente de Perú, Alan García, aseguró ayer que las contribuciones llegarán a las manos de los necesitados y no se quedarán en el camino de los que intentan sacar beneficio de la catástrofe.

García agradeció la llegada a la zona siniestrada de Álvaro Uribe, el presidente de Colombia, y pidió consejo al equipo de especialistas que le acompañaron.

Cinco días después del terremoto que asoló la ciudad de Ica y se ensañó con las localidades de Pisco, Chincha, Paracas y San Andrés, la comida, el agua y el abrigo siguen sin llegar a la mayoría de la población afectada. Sin embargo, el Gobierno insiste en que el dispositivo de rescate se está desarrollando según lo previsto y quita importancia a las protestas de la gente. Ayer, según informaciones oficiales, sumaban más de quinientos los cadáveres recuperados. Se estima que todavía quedan un centenar más bajo los escombros.

Las dos caras de la tragedia se descubren sobre el mismo terreno. En primera línea, el rostro hambriento de miles de personas que todavía no han visto una lata de atún, una vaso de leche o un puñado de habas, sustento que alcanzó ayer a los más afortunados. En otro ángulo, la visión que ofrece el Gobierno de la situación actual: «Estamos asegurando el flujo de alimentos y de agua potable (...) Está llegando ordenadamente por vía aérea y barcos, y en diez días, la zona estará completamente abastecida y comenzarán los trabajos de limpieza en la zona siniestrada».

Alan García pidió la colaboración de la prensa -a la que criticó por cargar las tintas en los efectos del seísmo- para que informe a la población afectada sobre «dónde puede dirigirse para obtener ayuda», ya que hay una docena de centros habilitados. Asimismo, garantizó que la ayuda se está repartiendo «con prudencia, orden y honestidad», para que «no se vuelva a repetir» lo sucedido en catástrofes anteriores, donde la cooperación se quedaba en manos de los intermediarios.

Sin energía eléctrica en Pisco, la ciudad más afectada, García explicó que todavía no se puede restablecer el suministro, «porque sería peligroso».

La ciudad, de 130.000 habitantes, ha quedado en un 85 por ciento reducida a escombros. Los postes de la luz y los cables de alta tensión están atravesados en las calles. «Esta circunstancia podría provocar un incendio», dijo el presidente.

Rescate de cadáveres

En la recta final de la fase de rescate de cadáveres, el jefe de bomberos del servicio peruano, Roberto Vera, suplicó a las empresas de construcción que «envíen equipos profesionales de apuntalamiento. Necesitamos tubos de hierro y asesoría de ingenieros en labores de demolición». «En el hotel Embassy -añadió- estimamos que hay atrapados más de cuarenta cadáveres. Están en avanzado estado de descomposición y se corre el riesgo de que comiencen a generar problemas sanitarios». Todos los intentos de rescate en este hotel, el más grande de Pisco antes del terremoto, han sido un fracaso porque «cuando entramos se desmorona». Seis plantas han quedado reducidas a dos, que se mantienen en permanente equilibrio inestable por los temblores que continúan produciéndose. El último, de cinco grados de intensidad, se registró pasadas las ocho de la tarde del sábado (tres de la madrugada en España).

En este escenario, el equipo de bomberos de la ONG española K-9 De Creixell decidió ayer abandonar Perú después de denunciar falta de seguridad en la zona. «No sé quién ni contra quién disparaban, sólo sé que nos tiramos al suelo porque las balas pegaban en las paredes donde estábamos», dijo Pedro Frutos, jefe de la Delegación, la única que dispone de «dos perros especializados en olfatear cadáveres». «Permanecimos unos quince minutos tirados en el suelo y pidiendo ayuda, pero nadie vino en nuestro auxilio», añadió, «pese a que en las proximidades había soldados del Ejército».

Informado del problema, el presidente Alan García se entrevistó posteriormente con Frutos y le dijo, según la agencia Efe: «El que tenga miedo, que se marche». Frutos, en declaraciones a ABC, advirtió que «el caos reinante es uno de los peores que he visto y he estado en nueve terremotos. Nosotros venimos a ayudar y nos hemos pagado el billete de nuestro bolsillo». Por su parte, los Bomberos Voluntarios de Perú advirtieron que «ese grupo de españoles ha funcionado de forma independiente desde el primer día. Si hubieran dicho dónde iban habría recibido apoyo».

En el aeropuerto de Pisco, donde se concentra la ayuda humanitaria, otra española, la doctora Ana Caravaca, de la ONG Salvamento y Rescate, denunció la inoperancia de la organización: «Traemos más de cien toneladas en material logístico y sanitario, pero está bloqueado en Lima desde hace dos días. Hoy nos van a entregar el 10 por ciento».


EFE


------------


Hace tiempo que el presidente García estaba tranquilito, con un par de arrebatos inofensivos por allí nada más, pero ahora parece que igual que en los hospitales no hay algodón ni suero, en Palacio de Gobierno se les acabó el stock de litio y por eso Alan García nos sale con unas cosas que ya se pasan del límite de lo surrealista. Ahora sólo falta que vuelva a decir que en el sur no pasa nada.

lunes, 20 de agosto de 2007

Al Día con Hildebrandt 20-Agosto-2007

Parte 1



César Hildebrandt presenta un reportaje de Rebeca Diz que muestra que la distribución de la ayuda en Pisco es desigual y sectaria. / Alan García defiende a la Telefónica y ruega a la empresa privada que le preste maquinaria pesada, mientras que los ministros hacen figuretismo para complacer la "Democracia del Video" impuesta por la televisión y en la zona del desastre los cadaveres entran en descomposición y se avecina una potencial epidemia.


Parte 2


El ex Canciller Manuel Rodríguez Cuadros habla sobre el manejo del Estado Peruano de la tragedia por el sismo, que en resumidas cuentas resume negligencia e incompetencia.

También se trata sobre el proceso del litigio para el establecimiento de la frontera marítima con Chile en el Tribunal de La Haya.


"Al Día con Hildebrandt" es un programa dirigido y conducido por el periodista César Hildebrandt y producido por Rebeca Diz, es transmitido de lunes a viernes a las 10 AM por Radio San Borja 91.1 FM (Lima, Perú).